Abandono de Animales Durante las Vacaciones

Todos los años se repite el mismo escenario: muchos animales domésticos son abandonados a merced de su suerte, sea porque una familia se trasladó vacaciones a un destino lejano donde no se admiten animales de compañía, ya sea porque surgió un nuevo elemento en la familia, ya sea porque tienen que estar cerrados en casa en Verano, etc. Por estas y otras muchas razones, el abandono ya no se da sólo en época de vacaciones.

De acuerdo con asociaciones y grupos de amigos de los animales, las estadísticas revelan que el abandono puede ocurrir en cualquier momento del año, por las más diversas razones. Se Estima que por año son abandonados cerca de 10 mil animales domésticos en España. Y este número se trata sólo de una estimación, ya que no hay, hasta la fecha, ningún levantamiento efectuado del número real de animales abandonados.

a Pesar de que las asociaciones sean muchas, muchas no tienen las debidas condiciones para albergar a tantos animales y son insuficientes para tantos abandonados. Especialmente entre Junio y Septiembre, que es la época de mayor riesgo de abandonos existentes en el País. “Llegan a poner a los animales por encima de las vallas de los canis de las asociaciones”, según relatan los voluntarios de las mismas.

Todos los años, los consejos se repiten y los llamamientos se intensifican en el sentido de disuadir a un episodio de abandono, pero lo que es seguro es que este sigue pasando.

El que está la falla? Serán los llamamientos insuficientes? O las personas que adoptan animales no estarán debidamente sensibilizadas con esta responsabilidad? Sea lo que sea, hay que llamar siempre la atención de aquellos que piensan tener un animal doméstico para el hecho de que, a pesar de la ley de considerar al animal como un objeto, él es, antes que nada, un ser vivo que importa ser respetado como tal! Muchos argumentos se pueden presentar aquí: entonces, si el animal es un ser vivo, porque es que la ley sigue a considerarlo como mero objeto? No podemos olvidar las bases del Derecho Natural que nos enseñan que incluso un objeto, siendo propiedad de alguien, de ser considerado y respetado como tal, siendo un fin en sí mismo.

Artículos Relacionados:  VALLE PERDIDO

Sin embargo, aquí se plantean dos cuestiones esenciales: 1ª) el objeto en sí es mueble o inmueble? 2ª) siendo móvil, ¿cómo lo consigue? Lo compró o le halló, por llamarla de su? Sea como fuere, si los animales son vistos como mero objeto, ellos siempre son ya una extensión del hombre que los ha elegido para acoger.

El problema es cuando el “objeto” envejece o el hombre se harta de él. Ningún objeto tiene una relación eterna con el hombre! Ahora aquí reside la principal divergencia: siendo el animal es un ser vivo que nace, crece, se reproduce y muere sin que sea controlado por sí mismo, ¿cómo puede un animal es un mero objeto? Él es un organismo vivo, dependiente de sus relaciones con el hombre, tal como si de un niño se tratara, a ser educado según los principios de la sociedad doméstica.

Podemos llevar más lejos las nuestras interrogantes y perguntarmo en si, ya que así es, si es lícito que el hombre enseñe el animal a su bel placer por el puro egoísmo de tener una compañía? Sin embargo, la cuestión de la domesticación sobrepasa los límites de este artículo.

Sirve, sin embargo, para hacer cuestionar profundamente quien opta por tener un animal doméstico. Porque es preciso alertar las conciencias para el que se pasa al nivel de abandono de animales domésticos en España y no sólo, por supuesto!

Muchas personas que piensan que tener un animal a su cargo por primera vez, no se imaginan probablemente la dimensión del problema y por eso corren a comprar o adoptar un animal sin pensar en las consecuencias que este acto implica.

Artículos Relacionados:  Puertas abiertas en el SPA

El hecho de recurrir constantemente a una adopción consciente tiene el propósito de: 1) el ser humano darse cuenta de que está tratando con un ser vivo que tiene sus necesidades básicas y de afecto; 2º) el de fomentar una responsabilidad de carácter social y económico que pasa, no sólo por cuidar del animal, como también de la necesidad de hacer frente a los gastos económicos que son un mal necesario para mantener a un ser vivo el mayor tiempo posible en su compañía; 3º) elucidar las personas que cuanto más desean tener un animal, mayor debe ser su responsabilidad ante él, ya que un animal no es un medio para alcanzar un fin es un fin en sí mismo.

Por último, es bueno que las personas se mentalizem que al adoptar el animal se deben tener en cuenta sus propias condiciones sociales y económicas para que puedan cuidar de él en condiciones.

Se estudien bien todas estas situaciones, tal como se encarassem la posibilidad de tener un hijo – y cuando se tiene un hijo es para siempre!, – existirán menores tentaciones para el abandono.

Es preciso que la sociedad y las entidades oficiales se unan en torno a este flagelo que puede producir consecuencias en la Salud Pública; si pensamos que demasiados animales abandonados son fuente inesperada de enfermedades infecciosas como la leishmaniasis, entre otras. Cuesta menos al Estado la erradicación de las enfermedades, fomentando las políticas de sacrificio en las perreras municipales que educar a la sociedad a cuidar de sus animales! Por ello, se opta por la vía más fácil que es el sacrificio! Pero no sería más educativo y evolucionado combatir esta política ignorante y luchar por una mayor conciencia ambiental? ¿Qué os parece?

Artículos Relacionados:  Entrenar al perro: el comando "puerto"

Soluciones urgentes se buscan!

Este artículo fue publicado en la Revista el Mundo de los Animales nº 20