Botulismo en los perros

El vía es una forma de intoxicación alimentaria causada por una toxina producida por la bacteria Clostidrium botulinum. Es una enfermedad neuropático, grave y sus tipos C y D son los que más afectan a los perros y gatos. Por ser una enfermedad poco común en animales domésticos, el diagnóstico suele ser de difícil confirmación y no se sabe a ciencia cierta cómo la enfermedad afecta a los perros, ya que muchos casos pueden no estar siendo divulgados y contabilizados.
 
 

Cómo un perro puede contraer botulismo

 
Por la ingesta de:
 
• comida deteriorada/basura, incluido el doméstico
• bastidor de animales muertos
• huesos contaminados
• carne cruda
• alimentos enlatados
• los charcos de agua en contacto con la basura
• represas en las propiedades rurales
 
 

Sintomas do botulismo

 
La toxina ingerida es absorbida en el estómago y el intestino y se distribuye por el torrente sanguíneo. Esta toxina tiene una acción específica sobre el sistema nervioso periférico y se impide la transmisión de los impulsos de las terminaciones nerviosas a los músculos.
 
El perro presenta parálisis flácida (patas están blandos). Los miembros comienzan a paralizar las patas traseras a las delanteras, pudiendo afectar, incluso, el sistema respiratorio y cardíaco. Se produce la pérdida del tono muscular y de los reflejos espinales, pero la cola mantiene el movimiento.
 
Los síntomas aparecen dentro de 1 a 2 días de la ingestión de la toxina y el cuadro evoluciona rápidamente a la posición de decúbito (acostado).
 
Las principales complicaciones relacionadas con el botulismo son las insuficiencias respiratoria y cardiaca, que pueden llevar a la muerte.
 
 

Diagnóstico do Botulismo

 
Normalmente se basa en las alteraciones clínicas y en el historial de la ingesta de algún alimento sospechoso de contaminación: basura, huesos encontrados en la calle, etc.
 
En la mayoría de las veces, la identificación de la enfermedad se encuentra deteriorada, ya que es necesario, para su confirmación, que se realice la prueba de neutralización en ratones, lo que no siempre está disponible. La toxina no aparece directamente en los exámenes de orina, heces o sangre.
 
El botulismo puede ser confundido con:
• IRA: pero esta, en general, se asocia con la alteración del estado mental del perro. Enlace a la página sobre la Ira.
• POLIRRADICULONEURITE AGUDA: enfermedad degenerativa del nervio en la cual se produce una inflamación aguda de los nervios y, por lo general, alcanza las 4 patas al mismo tiempo y el perro presenta un ladrido diferente, más ronco, que es normal.
• ENFERMEDAD DE la GARRAPATA: también causada por una neurotoxina producida por garrapatas Ixodes y Dermacentor. En este caso, la garrapata normalmente está infestando el perro. Lee aquí todo sobre las enfermedades de las garrapatas: Erliquiose y Riñón.
• MIASTENIA GRAVE: enfermedad que resulta en debilidad muscular y fatiga excesiva.
 
 

Artículos Relacionados:  Picasso: él sufre de una rara deformación se encuentra en la búsqueda de un final feliz

Como tratar o Botulismo

 
En animales gravemente afectados puede ser necesaria la internación con oxigenoterapia y ventilación asistida por algunos días. En los demás casos, el tratamiento se basa en medidas de soporte:
 
• Mantener el animal sobre una superficie limpia y acolchada;
• Girar el perro hacia el lado opuesto de cada 4h/6h;
• Controlar la fiebre. Mira cómo hacerlo aquí (Enlace a la página sobre la fiebre);
• Mantener la piel seca y limpia (libre de la orina y de las heces). Se puede aplicar un ungüento repelente de agua en las áreas donde el perro se ensucia más;
• Alimentar y dar agua utilizando jeringas. El uso de la ración líquida es indicado. Enlace para como dar medicación líquida;
• Masajear miembros y realizar movimientos con las patas por 15 minutos, 3 a 4 veces al día;
• Auxiliar en los intentos de ponerse de pie y mantener el peso, 3 a 4 veces al día;
• Auxiliar en la ida al baño, después de dar alimentos y el agua, llevar al perro al lugar de costumbre y dejarlo allí por algún tiempo para que pueda aliviar.
 
Existe una antitoxina específica, que puede ser administrada, pero ella sólo es eficaz si la toxina aún no ha penetrado en las terminaciones nerviosas. Esto significa que, si el perro comenzó a paralizar las patas traseras y se identifica con botulismo, es posible utilizar la antitoxina evitando que la enfermedad afecte a otras regiones, como las patas delanteras, el cuello, los sistemas respiratorio y cardíaco.
 
El uso de antibióticos no surte efecto, ya que no son las bacterias que están causando la enfermedad, pero sí la toxina que es pre-formada.
 
 

Artículos Relacionados:  Raza "Briard" – Características, historia y curiosidades de la raza

Recuperación

 
El pronóstico es favorable, las terminaciones nerviosas necesitan regenerar y esto se produce lentamente. Muchos de los perros se recuperan completamente de entre 2 a 4 semanas del inicio de los síntomas.
 
¿Cómo prevenir el Botulismo
Cuidado con los paseos en lugares donde hay basura, charcos de agua, en sitios/haciendas y donde haya alimento en descomposición. Aún no existe una vacuna para perros contra el botulismo.
 
 

Caso real

 
Shih Tzu de 6 meses, el morador de la vivienda, con todas las vacunas al día y desparasitado, comenzó a presentar dificultad para subir escaleras, subir al sofá, saltar, con una incoordenação de las patas traseras. Fue llevado al veterinario, hizo la RADIOGRAFÍA que no presentó cambios y el mismo recetaron antiinflamatorios y protector de las articulaciones.
 
Después de 24 horas de la ida al veterinario, el perro no presentó mejoras. En nuevo contacto con el médico, el mismo que mantuvo el tratamiento. El perro ha tenido diarrea y las heces fueron examinadas, las cuales no presentaron ninguna alteración. En 2 días, las patas traseras paralizaron y en 4 días las patas de la frente y la cabeza también estaban flácidas.
El perro fue hospitalizado, se ha hecho análisis de sangre, que estaba bien, fue aplicada medicación para probar la reacción del perro, en el caso de la Miastenia, pero el mismo no reaccionó. Por exclusión, se ha demostrado que el perro estaba con botulismo y se iniciaron las medidas de soporte.
 
No se sabe que el perro ha tenido contacto con la toxina, se sospecha de los paseos, ya que como el perro se encuentra en una zona céntrica de la ciudad, con frecuencia hay basura esparcida por las calles y esa puede haber sido la forma de contaminación. O aún, el mismo tuvo acceso a un alimento enlatado para perros, donde puede que se haya producido el desarrollo de la toxina.
 
Alrededor de 3 días después de que el diagnóstico de botulismo y sin necesidad de hospitalización, el perro comenzó a sostener la cabecita de nuevo. Estaba todo el tiempo acompañado de alguien, acostado en un lugar acogedor, recibiendo comida líquida y el agua, siendo llevado al baño y como es un shih tzu fue tosado para facilitar la limpieza.
 
En 2 semanas el perro ya había recuperado un poco del tono de las patas delanteras y con ayuda ya paraba sentadinho, ya podía comer algo más sólido, pero no tenía muchas ganas, por eso seguía comiendo la ración líquida junto con otros alimentos: frutas (que le encanta).
 
En 3 semanas, el perro ya estaba en pie, pero no tenía firmeza, necesitabas ayuda y ya podía alimentarse y tomar agua sin necesidad de ayuda.
 
En 4 semanas, ya podía moverse, pero para caminar movimentava las patas traseras al mismo tiempo (tipo de salto de conejo).
 
En 5 semanas, el perro estaba plenamente recuperado y sin secuelas. Hoy en día se encuentra con 1 año, es muy sano y juguetón.
 
Bibliografía
Alves, Kahena. El botulismo en perros: una enfermedad de la unión neuromuscular. UFRGS, 2013.
Chrisman et al.. Neurología de pequeños animales. Roca, 2005.
Tortora et al.. Microbiología. Artmed, 2003.
 

Artículos Relacionados:  DEL GRANDE MORO

Conoce nuestro canal, el mayor sobre los perros de YouTube Brasil:

Susane es bióloga y apasionada por los perros desde siempre. Ama los perros callejeros!