El ébola y los perros

El perrito de la enfermera que contrajo Ébola.

Recientemente, un perro que pertenecía a una enfermera infectada con el virus, en España, fue sacrificado. La eutanasia del perro de la auxiliar de enfermería Teresa Romero plantea cuestiones sobre el papel de los animales en la transmisión de la enfermedad, mientras que la propagación del virus a los animales salvajes ya es más conocido.
 
En África, la infección fue detectada después de la manipulación de chimpancés, gorilas, o de otros simios, enfermos o muertos, así como a partir de antílopes y puercoespines. Además, la infección puede proceder de murciélagos, vistos como un “reservorio natural” probable del virus ébola. La transmisión del animal a un hombre que viva cerca de la selva constituye el punto de partida de una epidemia. Ella se propaga, entonces, en la población, ante la falta de medidas preventivas, por medio de los fluidos corporales, como la sangre, materia fecal y vómitos, de los enfermos o de sus cadáveres.
 
En el estado actual del conocimiento, no hay ninguna prueba científica de que los animales domésticos tienen un papel activo en la transmisión de la enfermedad a los humanos. Un estudio publicado en 2005 demostró que la exposición al virus durante una epidemia en Gabón (2001-2002). Después de analizar varias muestras de sangre de perros, los científicos observaron que había un pequeño porcentaje de perros que presentaron reacciones inmunológicas, pero no presentaron síntomas de la enfermedad y no murieron. Se ha demostrado que el ébola estaba en su sistema inmunológico, pero en ningún momento el estudio encontró que los seres humanos fueron el origen de la transmisión. A pesar de que el estudio de demostrar la presencia de anticuerpos para el ébola en los perros, aún no saben si eso es relevante.
 
Hace poco tiempo también la American Veterinary Medical Association (AVMA) aseguró que a pesar de que varios perros probados en África han tenido resultados positivos para la presencia del virus, ninguno ha demostrado signos de infección. No existen estudios demostrando perros que hayan transmitido el ébola personas. Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDCs) americanos, afirman que ningún caso de mascota (perro o gato) paciente fue registrado.
 
La eutanasia del perro de Madrid se ha producido, por lo tanto, en el marco del “el principio de la prevención”, según la OIE. Desde el punto de vista de la bioseguridad, sacrificar el perro fue la mejor decisión, dura y triste, pero no había otra opción.
El caso del perro Excalibur era una oportunidad de estudio “”, declaró a la AFP Eric Leroy, director general del Centro Internacional de Investigaciones Médicas de Franceville, en Gabón.
 
“Un seguimiento virológico, biológico y médico podría haber sido hecho para traer un gran número de informaciones importantes”, afirmó el investigador, que desde hace años reclama estudios complementarios sobre los perros.
 

Artículos Relacionados:  El Malamute de alaska, l’Alaska, el más antiguo de los perros de trineo !

Conoce nuestro canal, el mayor sobre los perros de YouTube Brasil:

Graduada en Medicina Veterinaria por la PUCPR (2012), actualmente trabaja con la Clínica y Cirugía de Animales de Compañía.